Skip to content
29 de junio de 2012 / elsavayatres

Los ingleses sí que saben (parte 2)

Las series británicas no son buenas porque sean británicas, sino porque normalmente tienen escritores que hacen guiones tremendos y consiguen que los interpreten actores wonderfulosos. Un ejemplo y factor común de muchas series* es Steven Moffat. Antes de estrenarse Sherlock, mis esperanzas eran altas porque ese escritor venía precedido de otros muchos éxitos en TV. Uno de ellos es la serie más arraigada en la cultura del Reino Unido: Doctor Who. Es también una de las más longevas, porque lleva en antena desde finales de los ’70, aunque con un pequeño parón a mitad de los ’90. Ese parón distingue al Doctor Who Clásico de las Nuevas Series. Es una serie divertida, mezcla de aventuras y ciencia-ficción light, pensada para toda la familia, que trata sobre un Señor del Tiempo que viaja a través de la Historia y a otros mundos, con uno o dos acompañantes, en una nave con forma de cabina de policía azul (de las de los años ’60). Cada cierto tiempo, el actor principal cambia (“su estructura molecular se regenera”, un truco genial) y la serie se renueva. El número de acompañantes hasta la fecha ha sido muy numeroso y variado, a veces sólo duran un especial, otras una temporada entera, o incluso varias.

En uno de los programas especiales antes del estreno de la quinta temporada, la acompañante de turno, Michelle Ryan, me llamó la atención: estaba segura de haber visto esa sonrisa lobuna antes… No caí en la cuenta hasta poco antes de empezar a preparar estas entradas. ¡Salía en Jekyll! Me costó reconocerla porque había pasado de pelirroja a morena. Jekyll es una serie basada en El Extraño Caso de Dr. Jekyll y Mr. Hyde (o que continúa la historia original, según los creadores), y la razón principal por la que me aficioné a las series británicas. Sólo tiene una temporada de seis capítulos, pero es espectacular. La mayor parte del mérito se lo lleva el actor principal, James Nesbitt, que encarna el doble papel del sufrido Jekyll y el descarriado Hyde. Apenas hay efectos especiales en esa transformación: el 90% es trabajo del actor, que es capaz de engañar al espectador cambiando su postura, sus gestos y su voz cuando pasa de uno a otro. Es difícil recordar a veces que se trata de la misma persona encarnando dos personalidades tan diferentes. ¿O quizás son realmente dos seres? ¿Es realmente único este caso, o hay más? Tendréis que ver la serie para averiguarlo😉

Otro ejemplo de series que readaptan un mito antiguo es el de Merlin, que relata las leyendas Artúricas un poco a lo Smallville: yendo al origen y con personajes jóvenes. Reconozco que al principio se me hizo raro ver a Merlín interpretado por un mocoso de orejas de soplillo, pero la relación que establecen el futuro rey Arturo y el mago más famoso es divertida y refrescante. Aunque la serie ya va por la cuatra o quinta temporada, personalmente me cansé al acabar la primera. No es que se vuelva aburrida, de hecho, es una serie fácil de ver, puedes pillar un capítulo al azar y pasar un buen rato. Y en esa virtud reside el problema. Se dieron cuenta de que tenían un filón y tomaron demasiado al pie de la letra la pauta americana: argumentos tortuosos y capítulos de relleno. La historia avanza y los personajes evolucionan, cierto, sin embargo, hay aspectos que se quedan estancados. Una curiosidad: Michelle Ryan vuelve a hacer aparición en los inicios de esta serie, haciendo de mala malísima. Otro dato curioso: uno de los actores principales, Colin Morgan, aparece en un capítulo de la cuarta temporada de Doctor Who. Se ve que los británicos no pueden evitarlo…

Para terminar, no podía dejar de recomendar mi último descubrimiento. ¿Qué pasaría si el fenómeno Héroes hubiera ocurrido entre los británicos en lugar de en suelo americano? Pues Misfits. Seamos realistas, un puñado de gente que de la noche a la mañana consiguen poderes de superhéroes no se convertirían en los protagonistas enpijamados de los cómics. Los usarían en provecho propio, y luego ya se pensarían lo de salvar al mundo… o al de al lado. Sobre todo si están “castigados” a hacer servicios sociales, y su cuidador se vuelve una bestia parda que los quiere aniquilar. Las mejores temporadas son la primera y la segunda, luego el reparto de actores empieza a cambiar y se pierde un poco la gracia en el argumento. La serie es desternillante y tiene puntos mordaces cada dos por tres. Prestad atención a la música, tanto de los créditos iniciales como durante los episodios, es una pasada y parece hecha a propósito para la serie. Como siempre, vedla en V.O., pero conseguid subtítulos, porque hay cada acento que es para echarse a llorar. Hasta ellos mismos lo reconocen en el primer diálogo de la serie.

Definitivamente, los ingleses sí que saben.

¿Es que no hay series americanas buenas? Sí, pero eso es otra historia y será contada en otra ocasión.
 
(*) En este post, ¡tres de cuatro son suyas!

One Comment

Dejar un comentario
  1. elenavayatres / Jul 4 2012 8:33

    Me han encantado los dos posts de series, más que nada porque estaba buscando nuevas series y me has dado muy buenas ideas. Yo en cuanto a series británicas, no tiene nada que ver con el estilo que comentas, y creo incluso que la consideran como miniserie pero a mí me gusta mucho ” Downton Abbey” (sobre todo la primera temporada), si no la habéis visto os la recomiendo. Gracias por las ideas de nuevas series😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: