Skip to content
23 de septiembre de 2014 / elenavayatres

Lo que puedes aprender de un grande…

Hace mucho tiempo que no actualizamos este blog, pero dos semanas atrás encontré un artículo en Babelia de Javier Aparicio Maydeu sobre Gabriel García Márquez llamado “Aprendí de Gabo”, que además de querer compartir con vosotros, quería conservar en un sitio especial.

¿Por qué? Porque el artículo me fascinó, no sólo por la forma en la que está escrito, sino porque me parecen algunos de los mejores consejos que he leído jamás sobre cómo escribir y sobre la literatura en general.

Aunque os recomiendo encarecidamente que os leáis el artículo completo, aquí os dejo algunas partes que me llamaron la atención:

Aprendí de Gabo, antes de leer Beginnings, de Edward Said, que cómo comenzar un texto es cuestión primordial, y que en toda buena novela la primera frase contiene la novela entera como en una burbuja que luego, al final, el lector hace estallar.”

“Aprendí de Gabo que entre los atributos del genio se encuentran la exactitud y la meticulosidad […], y que, aunque se dirían textos telepáticamente revelados por su abuela Tranquilina en una noche de tormenta, son el fruto de un concienzudo trabajo de corrección.  Aprendí de Gabo que el realismo mágico no es una patente de corso para el desvarío, sino un estilo, y todo estilo trae consigo sus reglas, a pesar de que suene extraño hablar de la lógica de la fantasía. “

“Aprendí de Gabo que los prólogos son paratextos prescindibles, pues con frecuencia atan al lector a nocivos prejuicios y, […], que la interpretación es terapéutica pero la sobreinterpretación es tóxica.[…] .Aprendí de Gabo que las lecturas que el escritor va acumulando en su vida se usan pero no se exhiben. El otoño del patriarca es un prodigio de técnica narrativa que demuestra, pero que no muestra, sus lecturas de autores que lo influyeron: todo estilo propio tiene deudas, pero no le corresponde al autor ventilarlas[…].  Aprendí de Gabo, […], que la autoparodia constituye un indicio de higiene intelectual. Yo aprendí de Gabo que las etiquetas siempre resultan cicateras, y que Gabo ya era Gabo y que Gabo ya era bueno mucho antes de que le endosaran el sambenito del realismo mágico, y editores del mundo entero se obstinasen en poner palmeras y hamacas en las cubiertas de sus traducciones.

“Aprendí de Gabo que es bueno que los genios se sepan genios y crean en sí mismos hasta el paroxismo. Pero también aprendí de Gabo que la autoestima no debe confundirse con la arrogancia, y que antes de creer en tu propia obra a pies juntillas debes asegurarte de que es la mejor de cuantas te ves capaz de escribir.

“Aprendí de Gabo que el compromiso político o social de un escritor jamás puede superar el sagrado compromiso con sus palabras. Creo que los escritores jóvenes tienen derecho a matar al padre, pero tienen también el deber después de arrepentirse: las tendencias van y vienen pero el talento permanece. Lecciones que Gabo nunca impartió (él nunca vino a impartir un discurso), pero que yo aprendí y que ahora recuerdo, y el mismo Gabo nos dijo una vez que la vida no es la que uno vivió, sino la que uno recuerda y cómo la recuerda para contarla.”

Fragmentos de “Aprendí de Gabo”

Javier Aparicio Maydeu

11 de septiembre de 2014

 

Si tras leer el artículo os preguntáis como yo, cuáles son las primeras frases de las novelas de García Márquez , aquí os dejo algunos ejemplos. Realmente es impactante como, en mayor o menor medida, es capaz de encerrar en unas pocas palabras lo que luego será la novela. ¡Juzgad vosotros mismos!

 

“Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo.”

Cien años de soledad

“Era inevitable: el olor de las almendras amargas le recordaba siempre el destino de los amores contrariados.”

El amor en los tiempos del cólera

“El día en que lo iban a matar, Santiago Nasar se levantó a las 5.30 de la mañana para esperar el buque en que llegaba el obispo.”

Crónica de una muerte anunciada

“Durante el fin de semana los gallinazos se metieron por los balcones de la casa presidencial, destrozaron a picotazos las mallas de alambre de las ventanas y removieron con sus alas el tiempo estancado en el interior, y en la madrugada del lunes la ciudad despertó de su letargo de siglos con una tibia y tierna brisa de muerto grande y de podrida grandeza.”

El otoño del patriarca

 

“Un perro cenizo con un lucero en la frente irrumpió en los vericuetos del mercado el primer domingo de diciembre, revolcó mesas de fritangas, desbarató tenderetes de indios y toldos de lotería, y de paso mordió a cuatro personas que se le atravesaron en el camino.”

Del amor y otros demonios

“José Palacios, su servidor más antiguo, lo encontró flotando en las aguas depurativas de la bañera, desnudo y con los ojos abiertos, y creyó que se había ahogado.”

El general en su laberinto

2 comentarios

Dejar un comentario
  1. Andrés.C.L / Sep 27 2014 16:49

    Me complacen en informarte que has sido nominado al DARDOS, un premio que se pasa de blog a blog para demostrar que ahí estamos, y para ayudar a difundirnos también.
    El enlace de la nominación: http://ecosocialojocritico.wordpress.com/

  2. Andrés.C.L / Sep 27 2014 20:03

    Quiero comunicarte desde http://personajesyleyendas.wordpress.com/
    que has sido nominad@ al premio WONDERFUL TEAM MEMBER READERSHIP AWARD, un premio que se merecen los blog que sigo.
    Como siempre, ¡nos seguimos leyendo!
    ¡Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: